Inscribѐse al Mundo de los Microbios

...con iTunes:

iTunes

..con Miro

Miro Video Player

...con web-based podcatchers:

ngsub1

add2netvibes

addtomyyahoo4

google-add

pageflakes

...con otra cosa:

feed-icon-12x12-orange View RSS Feed

mail-icon-16x16 Email

Obtenga más información sobre otros podcatchers:

badge_juice


Mundo de los Microbios - Episodio 67

A continuación: Gansos canadienses y Escherichia coli; parásitos de plantas y cambio climático; fármacos en el agua potable.

Gansos canadienses y Escherichia coli

La profesora de Biología June Middleton quería que sus estudiantes de la Universidad Fairleigh Dickinson hicieran algún trabajo de campo. Por ello, fue a una balsa cercana y recogió algunas muestras de agua para hacer pruebas sencillas.

Middleton nos dice que al analizar el agua vieron que los niveles de microorganismos coliformes fecales eran muy elevados. Como pensaba realizar ensayos de resistencia a antibióticos la semana siguiente, hizo que los estudiantes probaran algunos de los microorganismos aislados. Su sorpresa fue mayúscula al observar el alto nivel de resistencia de dichos microorganismos.

Este descubrimiento sorprendente incitó a Middleton a realizar pruebas más amplias. Junto con sus estudiantes, recogió excrementos de gansos migratorios durante varios años y los analizó para comprobar la resistencia a antibióticos de las bacterias halladas en ellos. A lo largo tiempo, descubrieron que cada vez más y más gansos eran portadores de cepas de la bacteria E. coli resistentes a un amplio conjunto de antibióticos

Middleton dice que no es que E. coli sea un microorganismo patógeno por sí mismo (no muestra determinantes patógenos, especialmente virulentos). Pero, apunta que la resistencia a los antibióticos se transmite fácilmente a otros organismos más patógenos con contacto directo con la gente, lo cual es un problema potencial real.

Para curarse en salud, Middleton aconseja evitar el contacto con los gansos y sus excrementos.

Parásitos de plantas y cambio climático

Los expertos piensan que los efectos del cambio climático serán evidentes a muchos niveles. Incluso los microbios pueden sentir el aguijón de ese cambio. Bitty Roy, profesora de la Universidad de Oregón en Eugene, está investigando la recuperación de comunidades de plantas autóctonas después de que éstas hayan sido invadidas por plantas exóticas.

Roy quería averiguar el efecto del aumento de la temperatura sobre las enfermedades de las plantas en las comunidades autóctonas. El razonamiento de Roy y otros científicos es que los climas más cálidos producirían patógenos de plantas más vigorosos, dado que con frecuencia los microbios ven limitado su crecimiento por las bajas temperaturas y pueden crecer y se reproducen más rápidamente durante el tiempo cálido. Pero en los estudios que ha hecho Roy en diversos lugares de Alaska ha encontrado algo sorprendente: a veces las temperaturas más cálidas y la sequía confieren a las plantas mayor resistencia a los microorganismos pató genos.

En palabras de Roy, la cuestión de fondo es que cada organismo es diferente y no se sabe mucho sobre la forma en que cualquiera de ellos reaccionará al cambio climático.

Según esta investigadora, las interacciones entre los microorganismos patógenos y las plantas que atacan son complejas y la ciencia todavía no puede predecir que patógenos prosperarán o fracasarán en respuesta al cambio de temperatura.

Fármacos en el agua potable

¿Está alguien poniendo fármacos en el agua de bebida? Sí. Y ese alguien somos usted y yo. Las medicinas, y otros fármacos que se pueden vender sin receta, pasan por nuestros cuerpos y van a parar a las depuradoras de aguas residuales. Esos compuestos pueden dañar las bacterias vitales para los procesos del tratamiento de los residuos y liberarse al medio ambiente.

Los antiespasmódicos, los reguladores de lípidos y los antiinflamatorios son medicamentos que se encuentran en cualquier farmacia. Pero también se hallan en los sistemas acuáticos de los que puede provenir el agua que bebemos.

Los microbios tienen una función crucial en el tratamiento biológico de las aguas residuales. Por ello, Claudia Gunsch, profesora de la Duke University, comprobó los efectos de cuatro fármacos comunes en los ecosistemas microbianos de las plantas depuradoras.

Gunsch afirma que la presencia de estos compuestos inhibía el crecimiento microbiano, lo cual tiene sentido porque tienen el mismo efecto en los seres humanos.

Sin embargo algunas bacterias prosperaban en presencia de los compuestos químicos. El impacto global sobre los ecosistemas y sobre la salud pública no está claro. Pero la idea de que las aguas de consumo público están contaminadas por fármacos es como mínimo para inquietarse. Se harán más pruebas dentro de poco.

Direct Download: MdlM67 (.mp3 | 5 megs | 5.5 min.)

La traducción al español ha sido una gentileza de la Sociedad Española de Microbiología, www.semicro.es.

 

Comments (0)

Collections (0)

American Society for Microbiology
2012 1752 N Street, N.W. • Washington, DC 20036-2904 • (202) 737-3600

Copyright © American Center for Microbiology 2012. All Rights Reserved.