MicrobeWorld App

appsquarebannerad200x200

Join MicrobeWorld

Subscribe via Email

subscribe

Microbes After Hours

cheese-thumb-small

Click for more "Microbes After Hours" videos

Featured Image

Featured Video

Crowdsourced Microbes Heading to Station

Supporters

ASM House 200X200

Mundo de los Microbios - Episodio 28

Los temas que vamos a tratar esta semana son: plásmidos, estructuras productoras de esporas (“fruiting bodies”), sociomicrobiología, y el acto de lavarse las manos en las diferentes culturas.

Plásmidos

Los plásmidos son pedazos de adn móviles que tienen un pasaje para para circular en células bacterianas. Ellos transportan genes y pueden moverse dentro de una célula unica o pasar de una célula a otra, de la misma forma en que nosotros cambiamos de autobús o de tren. Estos viajeros genéticos suelen ofrecer funciones de supervivencia a cambio de alojamiento y comida. Estas funciones ayudan a las bacterias, pero los los plásmidos no son huéspedes del agrado de los seres humanos.

Esto se debe a que los plásmidos pueden recombinarse en otro material genético dentro de las bacterias, permitiendo a las células resistir a los antibióticos o producir toxinas.


Gary Dunny, un catedrático de la universidad de minnesota, afirma que, en ciertos casos, los plásmidos transportan factores de resistencia antibiótica y virulencia, que pueden incrementar la capacidad de la bacteria huésped para sobrevivir en un entorno determinado, como por ejemplo un paciente que está siendo administrado con antibióticos en un hospital.

Según el profesor Dunny, un plásmido es básicamente un segmento desnudo de dna en busca de un lugar agradable y cómodo para vivir. Pero los plásmidos son una de las principales razones por las que los microbios adquieren rápidamente resistencia a los antibióticos. En la actualidad, los científicos están explorando métodos para proteger ciertos medicamentos contra aquellos plásmidos que proporcionan resistencia a las bacterias huésped.

Estructuras productoras de esporas (“fruiting bodies”)

Myxococcus xanthus (mix-0-cok-kus zahn-toos) es el nombre de una fascinante bacteria que se agrupa con otras en tiempos de estrés. En menos de medio día, este grupo desorganiz

ado de indeseables se puede convertir en una unidad de supervivencia de élite.

Myxococcus xanthus vive principalmente en el suelo como una biopelícula viscosa y sus colonias más grandes y coloridas pueden verse a simple vista. Predador en la naturaleza, un enjambre de myxococcus xanthus puede coordinar movimientos celulares para engullir a sus presas, que suelen ser otras bacterias.   

Pero además, para las ocasiones en que no hay alimento disponible, este microbio ha desarrollado una estrategia para esperar su proxima comida.

Wenyuan Shi (wen-yhan she), catedrático de la universidad de california-los ángeles, considera que una de las acciones más extraordinarias de myxococcus se produce cuando el organismo atraviesa períodos de inanición.


El profesor Shi afirma que en dichos períodos, estos microbios se agrupan y forman una estructura multicelular llamada estructura productora de esporas (“fruiting bodies”). Son capaces de crear un micro-entorno para poder sobrevivir.   

Se necesitan unas doce horas y más de cien mil células de myxococcus para formar una estructura productora de esporas. Las células del centro de cada estructura productora de esporas se convierten en esporas de alta resistencia capaces de soportar condiciones de inanición, calor o sequía.

Sociomicrobiología

Hace veinte años los científicos no tenían la menor idea de que las bacterias pueden comportarse como los seres humanos. Una única bacteria puede replicarse a sí misma para formar una comunidad. Pero las bacterias también se reclutan entre sí para formar estructuras complejas como las biopelículas, que son resistentes a los antibióticos. El estudio de cómo las b

acterias se comunican tanto entre sí como en colonias se denomina sociomicrobiología.

E. Peter Greenber, catedrático de la universidad de Washington, pertenece a un grupo de científicos especializados en sociomicrobiología.

El profesor Greenberg afirma que hay gente que cree que él se dedica a escuchar a las bacterias. Las escucha hablar entre sí, ha aprendido algunas de sus reglas de comportamiento y sabe cómo comunicarse con ellas para que hagan cosas.


Los seres humanos y los animales pueden ser portadores de bacterias infecciosas que son inofensivas en pequeñas cantidades. Pero las bacterias pueden emitir el equivalente químico de una orden de búsqueda y captura a células similares e incluso a otras especies bacterianas. Este comportamiento se denomina percepción por quórum. En masa, las bacterias pueden formar estructuras inmunes a los antibióticos. De modo que la sociomicrobiología está ayudando a los investigadores, entre otras cosas, a hablar con las bacterias en su mismo idioma con el objeto de hacer todo lo posible para arruinarles su vida social.

El acto de lavarse las manos en las diferentes culturas

La organización mundial de la salud ha establecido lineamientos para reducir el número de infecciones que se adquieren en los hospitales. Tener las manos limpias es la primera de su lista de recomendaciones. Si los trabajadores de la salud tienen siempre las manos limpias lavándoselas y frotándoselas con alcohol, los hospitales pueden reducir significativamente la propagación de enfermedades infecciosas mortales.

Pero para algunas personas lavarse las manos puede ser un tema delicado, afirma benedetta allegranzi, investigadora de la universidad de verona en italia que ha estudiado los aspectos culturales y religiosos de la higiene manual.

Por ejemplo, el uso de productos que contienen alcohol puede ser problemático para seguidores de religiones que prohíben beber alcohol. También se dan problemas culturales, afirma la doctora allegranzi, porque en algunas tradiciones rituales los participantes están acostumbrados a lavarse las manos con jabón y no con alcohol.

Pero frotarse las manos con productos que contienen alcohol es un procedimiento muy efectivo y barato de desinfectar las manos.  Por tanto, la doctora allegranzi recomienda que la oms instruya a los trabajadores de la salud de las ventajas de utilizar estos productos en aquellos países donde el uso del alcohol es problemático.

 

Comments (0)

Collections (0)

American Society for Microbiology
2012 1752 N Street, N.W. • Washington, DC 20036-2904 • (202) 737-3600
American Society For Microbiology © 2014   |   Privacy Policy   |   Terms of Use