MicrobeWorld App

appsquarebannerad200x200

ASM Fellowships

Fellowship

Microbes After Hours

Watter-Supply-200x200-Banner

Click for more "Microbes After Hours" videos

Join MicrobeWorld

Subscribe via Email

subscribe

Featured Image

Featured Video

Ebola Virus explained

Supporters

ASM House 200X200

Mundo de los Microbios - Episodio 32

Unable to embed Rapid1Pixelout audio player. Please double check that:  1)You have the latest version of Adobe Flash Player.  2)This web page does not have any fatal Javascript errors.  3)The audio-player.js file of Rapid1Pixelout has been included.

A continuación: biodiesel, microbios nucleares, mini-células de combustible energizadas por microbios, y etanol celulósico.

Biodiesel

Tal vez hayan escuchado de un combustible llamado biodiesel. Es una fuente renovable de energía generada a partir de aceites vegetales y otras grasas que puede ser utilizado

para hacer funcionar cualquier motor diesel. Últimamente, el biodiesel se ha hecho más fácilmente accesible a medida que cada vez más estaciones de servicio abren en los Estados Unidos. Sin embargo, antes de ser bombeado al tanque de combustible de un vehículo, el biodiesel generalmente es combinado con cantidades variables de diesel derivado de petróleo para generar una mezcla.

Amber Pearson, vocera de la Junta Nacional de Biodiesel, dice: un biodiesel frecuente es B20, que es una mezcla de 20% biodiesel y 80% de combustible diesel.

Una marca de biodiesel, llamada Biowillie, fue nombrada en honor al cantante “country” Willie Nelson. Nelson ha contribuido a promover el biodiesel como un combustible alte

rnativo.

Según Pearson, la industria del biodiesel ha hecho grandes avances. Por ejemplo, la producción de la industria se ha triplicado desde 2004 a 2005, pasando de 25 millones de galones al año a 75 millones de galones.

Y con razón. No sólo provee una fuente renovable de energía, sino que el biodiesel también reduce las emisiones tóxicas de los vehículos. Además, ya que el biodiesel se genera a partir de materia agrícola, permitirá que los americanos ganen una pequeña cuota de independencia energética.

Microbios nucleares

La mayoría de los humanos no durarían mucho si los tiraran en una piscina de metales radiactivos. Pero a muchos microbios no les importa nadar alrededor de partículas nucleares. Y por eso se han usado bacterias para ayudar a descontaminar desperdicios radiactivos.
Mary Neu, Directora Asociada de los Laboratorios Nacionales de Los Álamos, dice que las bacterias, mediante procesos naturales, transforman los desechos nucleares en formas menos móviles, estabilizándolos y disminuyendo así la contaminación ambiental de las aguas de pozo, a modo de ejemplo.

Una de las cosas más interesantes que se han aprendido del estudio de la interacción entre el plutonio y las bacterias, dice Neu, es que el plutonio no es muy tóxico para las bacterias.

Curiosamente, Neu y sus colaboradores han encontrado que, si bien ciertos microbios pueden tolerar partículas radiactivas, continúan siendo vulnerables a concentraciones elevadas de metales más comunes, como níquel y cromo, que también se encuentran en desperdicios nucleares.

Estos hallazgos sugieren que las bacterias usadas para limpiar zonas radiactivas tiene que ser casi invencibles – deben ser capaces de tolerar niveles elevados tanto de radiactividad como de metales tóxicos.

Mini-células de combustible energizadas por microbios

Imagine un avión espía, energizado por bacterias, del tamaño de un colibrí, que vuela sin ser detectado hacia el horizonte. ¿Y qué tal uno del tamaño de una mosca que no necesita pilas y que nunca aterriza para abastecerse de combustible? Gracias a un generoso apoyo financiero del Departamento de Defensa, científicos de la “University of Southern California” y de la “Rice University” están buscando reducir sustancialmente el tamaño de las células energéticas microbianas.

La comprensión de las células energéticas para que se puedan construir a menor escala, es el propósito de esta iniciativa de investigación multidisciplinaria. El reto es encontrar o modificar bacterias para generar una corriente eléctrica en una minúscula célula energética.

Ken Nealson, profesor de la “University of Southern California”, dice que prácticamente cualquier bacteria puede producir corriente en una célula energética. Pero es una cantidad diminuta.

El laboratorio de Nealson se concentra en Shewanella (shoo-wen-ella), una bacteria conocida por producir altos niveles de electricidad.

Nealson quiere identificar los genes específicos de Shewanella que hacen saltar las chispas.

Nealson cree que luego se podría fabricar una bacteria a medida que sería diez o cien veces más eficiente a la hora de producir corriente.

Una vez que se logre diseñar un microbio de alto voltaje, los ingenieros aeroespaciales buscarán optimizar el diseño de las células energéticas para que puedan energizar un avión espía tan pequeño como una abeja.

Etanol celulósico

Un estudio reciente ha confirmado que el etanol hecho a partir de maíz reduce el uso de petróleo y los gases invernadero. El informe también demuestra los beneficios del etanol producido a partir de plantas celulósicas y subproductos, como el pasto “switchgrass”, la paja de arroz y la pulpa de madera. La producción de combustible a partir de este pasto requiere menos fertilizantes, tierra y equipos que quemen combustibles fósiles, comparados con el maíz. Pero también necesita de súper microbios para hacerlo una empresa rentable.

Alex Farrell, un profesor que trabaja con el Grupo de Energía y Recursos de la “Universtiy of California”, Berkeley, y coautor del informe, dice que en términos de energía y gases invernadero, el etanol producido a partir del “switchgrass” es mucho mejor que el etanol producido a partir del maíz.

Las enzimas degradan la celulosa a azúcares. Pero los microbios son fundamentales para el proceso de fermentación que convierte esos azúcares en etanol. La clave está en reducir el número de pasos en este proceso de conversión. A la vez que las compañías están invirtiendo en instalaciones que producen etanol celulósico, los científicos están trabajando para desarrollar fábricas microbianas capaces de producir etanol de manera más eficiente.

 

Comments (0)

Collections (0)

American Society for Microbiology
2012 1752 N Street, N.W. • Washington, DC 20036-2904 • (202) 737-3600
American Society For Microbiology © 2014   |   Privacy Policy   |   Terms of Use